sábado, 17 de enero de 2015

Poema: Psicópata

Por: Mónica Chamorro


Asesiné al amor con mis manos.
Por eso las llevo tintas en su sangre,
llenas de su magnífica verdad.
Mis dedos se hundieron en su carne,
irrumpieron en el precioso mecanismo
mas solo hallaron una piedra palpitante.
Ahora soy una Euménide cansada
con los pies lacerados de recuerdos
que persigue el silencio del cortejo
arrastrando los despojos del amor.
Frente a su cuerpo inmóvil lloro su muerte.
Como si fuera un sueño, oro por su resurrección.
Solo lo necesito vivo un nuevo instante,
Solo necesito volverle a matar.

1 comentario:

  1. Asesinar al amor será lo mismo que dar vida al miedo de amar aunque el amor haya muerto... Para que entonces ensuciarse las manos con un corazón que ya no palpita. O es que la esperanza de amar siempre estará por encima del desamor y nuestro miedo de amar por encima de nuestra indiferencia.

    ResponderEliminar