miércoles, 19 de junio de 2013

GULLIVER


Buenos Aires con Pacho, Marcelo, Mika, Pato y otros más.


Museo de la “No transpiración” (Traducción al argentino: Álvaro Sierra)

Para Francisco, amigo

El museo, el espacio o el escenario, será en la casa del personaje en el barrio de Belgrano, debido a que el no piensa moverse de su lugar por el invierno, gasta mucha energía (lo mismo sucedió en verano).

Un juego doble de colchones de dos piezas, un hombre con la camiseta original del Milán, se cubre entre las frazadas.  Mide 1.82 metros, es fornido, rubio y con un poco de mal genio contenido, por la cantidad de personas que habitan su espacio.

“Pacho”, “Mono Hoyos”, “Buñuelo”, “Patán”… y ahora “Gulliver” (Menospreciando el sobrenombre) porque una vez jugando a dibujarnos entre amigos quedé muy gordo, muy grande, ¡Que idiotas! rompí ese dibujo para no verme más, pero, con el tiempo le he ido tomando cariño a “Gulliver”.  Conozco mucha gente, algunos me respetan más, otros no, cada grupo de persona me llama con alguno de estos sobrenombres, muy pocos me dicen Francisco, las mocitas[1] que he tenido, mis papás, mis hermanos…

Lamento comunicarles que perdieron la plata, si es que algo pagaron por venir a verme, pues no creo que tenga yo nada importante que mostrar en un museo.

Mi vida es muy simple, la puedo dividir en:

Un balón pinchado, destripado, sea con un cuchillo o con el desgaste de tantas patadas, eso soy yo para el mundo, luego de estar 16 años entrenando en cuanto potrero había en Colombia, pasar por el Nacional de Medellín, el Independiente Medellín, el América de Cali, la Sarmiento Lora, Codeporcauca, Club Atlético Popayán, DIP, Dimerco, Millonarios, Envigado… Todo para que mi rencor creciera hacia todos esos hijueputas que menospreciaron mi talento, porque yo jugaba como un putas, en todos los equipos rendía, era el mejor en la posición que me pusieran, sino pregunten en Miramar, ahorita en Febrero me jugué un picado en la playa con una gente de acá y les hicimos “sopa y seco”[2], pero bueno, la cosa es que yo no estoy ahora jugando en ningún equipo porque simplemente no se me da la gran puta gana, me aburrí de correr tras una pelota y que un pirobo[3] me pidiera un porcentaje de mi sueldo si quería ser titular.  Si, señoras y señores del público, el fútbol no solo es andar pensando en patear una pelota y jugar bonito.  No, es una mafia de mierda y solo lo sabemos los que estamos en eso, todos lo comentan, pero no se imaginan lo que pasa detrás de esos camerinos… Y en la “B”… (Risas) Todos queremos ser de primera, por eso nos matamos cuando jugamos contra un club importante, como el Nacional o el América, siempre les ganamos, esos manes lo único que hacen es cuidarse los talones, pues ya valen mucha plata…  Había talento, de hecho, cuando adelgace voy a volver a volar, pero lo único que tenía de malo para ser futbolista era que tuve una educación diferente.
Tertulia en Buenos Aires

Mi mamá es fiscal y mi papá es arquitecto, somos cuatro hermanos varones y todos estudiamos en muy buenos colegios, en mi familia no hay hambre y sé un par de cosas que muchos de los niches[4] que entrenaban conmigo no sabían o no les interesaba conocer, entonces los técnicos aprovechan eso, que tienen hambre y les dicen de todo,  los tratan mal, y les piden el 20 o 15 por ciento del mes para ser titulares.  Las güevas[5] yo ni por el putas le doy a un güevón que no se merece nada, algo que me había ganado, entonces me la pasé mucho tiempo sentado, hasta cuando me vinieron a ver los españoles esos para llevarme a un club importante y el DT me las cantó, “vos no jugás” “gomelo”[6].
Ese día colgué los guayos, también porque mi familia estaba muy afectada con mi futuro, sufrían más que yo.  Dejé de hacer cualquier cosa que tuviera esfuerzo físico, odiaba mi cuerpo, todo ese tiempo cuidándolo, tantas noches sin salir a discotecas, por estar concentrándome, probé y todas las porquerías que pude, me tomé todos los tragos posibles, la panza me crecía y la verdad me importaba un culo todo, lo único que quería era no querer nada, estuve tres años dándole duro al cuerpo, hasta ahora que volví a encontrarle cariño.

Silencio, se queda mucho tiempo mirando su camiseta original del Milán.

En este espacio, muy lentamente se va a levantar, ofrecerá algo seguramente al público, gaseosa o llamará al delivery de “Pizza Matute” a pedir la promo de $24.

Una flor marchita, eso son las mujeres para mi, mi historia con ellas, el no poder arriesgarme a estar con ninguna mucho tiempo porque sencillamente, no soporto a la gente, no soporto que me toquen ¿Cómo puedo amar a alguien si me odio a mi mismo?

Ojo, no es que no las quiera, soy demasiado heterosexual, pero puedo vivir sin ellas, no pienso en sexo y la verdad, si me voy a meter con una mujer, tiene que ser hermosa.  Sí físicamente, linda, que me guste su silueta, no me interesan que sean bonitas solamente de alma, ya he conocido muchas, yo tengo el alma podrida y no quiero que una mujer “me cambie” quiero pasarla bueno, ver con ganas a la mujer que me gusta y ser feliz.

Me meto mucho al Messenger porque tengo muchos “prospectos” en la red,  ahora, casi todas son de Colombia, ex novias, niñas de la universidad, a todas las trato mal, las trato de zorras, perras… ellas se ríen y me siguen el juego.  La peor fue la de “El chat punto com” Me metí un día a insultar a la gente, porque me gusta insultar a todos esos morbosos que se meten a decir que tienen el pene grande y a buscar a quien se van a comer, y una vieja[7] me puso en el chat privado, hablamos cinco meses, yo no le había mostrado mi foto ni ella la mía, llegó el día del encuentro, ella fue desde Manizales, porque no era de Bogotá, desde Manizales a cinco horas de viaje hasta mi apartamento, yo ni siquiera puse otro lugar, venía para mi casa para encerrarnos días y días a besarnos y a tener mucho sexo, éramos almas gemelas, me conocía, la conocía… (Risa nerviosa)  Pero no me gustó, no sé, no era fea, pero…  no me gustaba su cintura, tenía algo raro, me sentí un miserable, pero no fui capaz ni de besarla, ella sintió enseguida la decepción y luego, después de que no pasara nada, se fue, me borró del Messenger, le escribía correos y me los rebotaba, quedó ofendida, yo no sabía que había dejado al novio de cinco años por mi… ¿Cómo hace eso?

¿En Argentina? Me agregó al Messenger una evangélica de Flores, está linda pero vive muy lejos de mi casa y me da pereza agarrar el 133, da muchas vueltas, además con su cuento religioso… no me interesa.
Álvaro y sus amigos del colegio y de la Aldea

Una milanesa, un sanduche de milanesa mejor, sería la tercera parte de este museo, es lo único que como en este país, con papas fritas de “La parrilla de Charly” y la promo de las pizzas que se están comiendo, es que… soy jodido para comer, de parrilla, solo como colita de cuadril y choripán, ahora choripán no porque quiero estar light, no como nada con ajo, no me gustan las aceitunas, no me gusta la bondiola, no me gusta el pescado, solo el atún, no me gustan las aceitunas (ya lo dije), ehh… El coliflor, el brócoli, las habichuelas, toda verdura distinta al tomate y la lechuga, las berenjenas… alcaparras.  Bueno, tampoco me gusta el queso, solo me lo como derretido en las pizzas o en un tostado, pero en el sanduche de miga me lo aguanto.

La cuarta parte de mi museo, no la sé nombrar, es mi lado fetiche, mi lado “artístico” (Se ríe solo, come un pedazo de pizza, le ofrece a los espectadores más gaseosa) No traje vino, porque lo odio, y solo tengo Coca-cola cero, porque ando en la onda light, pero la verdad me gusta más la Coca-cola normal, “de hombre” como dicen mis amigos.  Soy fanático de las neveras[8], si de las neveras de los años cincuenta, no me importa que funcionen o no, a mi me gusta tenerlas y darles otro uso, una nevera puede ser fácilmente una buena biblioteca, o un bonito armario, también puedo restaurarla y hacerle todo un tratamiento de diseño. Sí, diseño, dejé el fútbol y enseguida me puse a estudiar publicidad, pero odio esa carrera.  Todos los que quieren estudiar o estudian esto, creen que tienen que ser “locos” o “rayados” y se hacen los intelectuales cuando apenas se han leído dos libros en su puta vida, y además lo único que les importa es tener ropa de marca y fumar bareta[9] antes de pensar en una idea, todo bien, pero yo a mi gremio lo llevo en la doble[10], es más, creo que nunca voy a ejercer mi profesión, me interesa más el título para que mi familia no me joda más, pero lo mío tiene que ir más hacia la escenografía de cine y teatro, o algo así.

Recibiendo vasos y platos.

Bueno, no hay mucho más por contar, de hecho no les dije nada interesante, créanme, si tuviera muchas monedas de a peso, se las daba, porque sé que perdieron el viaje en colectivo hasta acá, esto es lo que hay, como dicen ustedes, “ya fue”.
(Buenos Aires, 2007)



[1] Forma de decirle a las amantes o parejas  poco importantes en Colombia
[2] Frase colombiana que significa que se jugó mejor que el rival.
[3] Traducción: eé Argentina sería una mezcla entre Grasa-forro-pelotudo-puto
[4] Forma de decirles a los negros del pacífico en Colombia
[5] Expresión Colombiana de queja
[6] “Cheto” en Colombiano
[7] Traducción de “Mina” en algunos lugares de Colombia
[8] Heladeras
[9] Dicho popular del “Canaviss” o “Marihuana”
[10] No confía en ellos

No hay comentarios:

Publicar un comentario